Pregunta 3. Quién es el propietario de los Senderos

Los Senderos Homologados, en sí, no son un bien susceptible de apropiación. Pero considerada como instalación deportiva de uso libre ubicada en uno o varios términos municipales, formará parte del conjunto de infraestructuras para la práctica del deporte del (los) municipio (s)
Sin embargo, como instalación física, están formados por distintos elementos y fundamentos que si tendrán propiedad y en consecuencia responsabilidad sobre ellos.
Los Senderos Homologados podemos considerarlos formados por la combinación ordenada de distintos elementos:

  1. El sistema conceptual de señalización (marcas), así como el código de registro (GR, PR, y SL) es una marca registrada por la Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada (FEDME) que gestionan las distintas federaciones autonómicas y territoriales.
  2. El espacio sobre el que se extiende el sendero., es decir, la red de caminos sobre los que se desarrolla el itinerario, los cuales, a su vez sólo pueden ser:
    1. Caminos públicos, que son un bien público y de utilidad pública
    2. Servidumbre de paso sobre caminos privados o en propiedad privada.
  3. Los elementos instalados sobre el terreno de identificación, señalización e información para usuarios, que tendrán la propiedad del promotor que ha desarrollado el proyecto.
    Estos pueden ser muy variados, como marcas, jalones, postes con flechas, carteles, etc.
  4. Los documentos oficiales, bien informativos o promocionales del itinerario, como folletos, topoguías, páginas web, etc. pertenecientes al promotor, autor o editor, según el caso
  5. El registro y código del sendero y el expediente de homologación federativo, que reúne toda la documentación relativa al sendero que custodian las Federaciónes territoriales (en Castilla La Mancha es la FDMCM la responsable del registro).

Los promotores de los Senderos Homologados pueden ser, tanto particulares y asociaciones privadas, como entidades, organismos e instituciones públicas.
Pero en todos los casos, los promotores deben disponer de los correspondientes permisos concedidos por las instituciones y organismos públicos competentes.