PR-CU 111: Nueva incorporación

Sendero del monte de Abajo

2019 está resultando un buen año para Senderos de Cuenca
¡ Enhorabuena senderistas !

Sendero del monte de Abajo

La Alcarria conquense.

 Orgullosos de su dehesa y de su monte de pinar, los covacheros invitan a los visitantes y aficionados al senderismo a conocer el pueblo de Cuevas de Velasco ubicado sobre un promontorio, los vestigios su historia y su entorno natural, al sur de la Alcarria conquense.

Para ello han estado trabajando en la creación de un itinerario de senderismo que recorre algunos de los parajes más entrañables del término municipal y que ahora ve la luz como sendero homologado en la red de Senderos de Cuenca.

“El lavadero” es el inicio y final del sendero. De forma octogonal (tradicionalmente adjudicado a la época romana), se encuentra adosado a una pila de piedra de enjuague, tallada en una sola pieza, que a su vez comunica con un pilar rectangular en el que bebían los animales. La pileta, el pilón y el muro de este lavadero-abrevadero componen un interesante conjunto en sillería de piedra arenisca.

 

Con casi diez kilómetros, se extiende desde el área de recreo del lavadero romano, por encima de los 1000 metros de altitud, primero por un terreno con abundante arbolado de dehesa de encina y roble y monte de pinar, para descender después hasta los 800 metros y recorrer, en su segunda mitad, la vega del río Mayor de Cuevas de Velasco.
El recorrido también se acerca a un extenso yacimiento que corresponde con una necrópolis de época visigoda. Presenta cinco zonas de enterramientos con un total de 50 sepulturas excavadas en la piedra arenisca. Destaca el conjunto de Valdemarón, sobre un peñasco que emerge en medio de la vega, en el que se localizan una docena de fosas.
Por último, no podemos dejar de nombrar a La Carrasquilla, considerada como la vecina más antigua del pueblo. Este magnífico ejemplar de encina (quercus ilex) se presenta en forma de pompa gigantesca, armoniosa y proporcionada que ha acomodado su postura a la inclinación de la ladera. Resulta llamativo verla anclada, solitaria, en esta tierra áspera y árida.

 

 Senderos de Cuenca

Volver